SYM © 2015  

 

ESTUDIOS PROFUNDOS DE SHADOW YOGA:

 

Cultivando la práctica personal

 

(Este programa consiste en ocho módulos durante un período de dos años).

 

Dicho entrenamiento está diseñado para adentrarse al Shadow Yoga metódicamente  y así  apoyar el florecimiento de la práctica personal.

 

La duración del programa permitirá al alumno tiempo suficiente para practicar, digerir e integrar lo que se enseña en cada módulo.

 

Al ser tema esencial de Shadow Yoga, el cultivar una práctica personal, se toma como el tema central del  entrenamiento, siendo que nuestra madurez como practicantes de yoga radica precisamente en integrar el conocimiento del yoga a la vida cotidiana.

 

En este entrenamiento se ofrece dar al alumno un entendimiento teórico sólido, acompañado de herramientas prácticas que sean a la vez flexibles y creativas, y que le permitan aprender a adaptar la práctica de yoga a sus cambiantes necesidades.

 

El primer año nos enfocaremos en los aspectos fundamentales de la práctica como son: las primeras dos formas de Preludios y  las “asana semilla”, así como el autocuidado Ayurveda.

 

Además de persistencia y devoción para ir asimilando las bases de la práctica, filosofía y aspectos energéticos que nos proponen los Preludios, las “asanas semilla”, y las “asanas vinyasas primarias” también es necesario el paso del tiempo para permitir la absorción de los conocimientos que se adquieren el primer año.

 

 

FUNDAMAMENTOS DE SHADOW YOGA EN MÉXICO

En este segundo año, se introducirán el tercer y mas avanzado de los Preludios,  Kartikeya Mandalam, (Guirnalda de Luz), junto con las tradicionales  secuencias de posturas terapéuticas (asana-vinyasas ).

 

Las asana-vinyasas se combinan con los Preludios para profundizar la purificación del cuerpo sutil, sanar los órganos de reproducción, digestión y eliminación.

 

En conjunto, los tres Preludios y las  asana-vinyasas , asientan las bases para aprovechar el potencial que se desenvuelve al realizar prácticas mas avanzadas de hatha yoga,  como son  los  mudras: Sarvagasana (el arado),  Sirsasana (parado de cabeza) y prácticas de pranayama.

 

Tanto el trabajo de pie, que se hace en los Preludios, como el refinamiento de la circulación del Prana que se aprende con las asanas- vinyasas, se consideran escenciales para desarrollar la fuerza  que se requiere  para practicar de manera segura y  efectiva las inversiones y el pranayama.

 

En virtud de que, con las práctica de los Preludios y las asanas- vinyasas se madura lo necesario para evitar que se irriten o presionen estructuras delicadas del cuerpo como son el corazón, el cerebro y el cuello, se requiere que los alumnos que atiendan los cursos del segundo año, tengan una práctica establecida de  las formas de los Preludios de Balakrama y Chaya Yoddha Sanchalanam.